Primeras impresiones

El Le Ponant es un velero elegante que ofrece una estética muy deportiva y  a la vez marinera. Se trata del barco más pequeño de la naviera, fue botado en 1991 aunque pertenece a la compañía desde 1999. A pesar de los años que tiene se encuentra en un muy buen estado, los camarotes estándar son más grandes y cómodos que otros veleros, se intenta en la medida de lo posible navegar a vela aunque en ningún momento se deja de utilizar el motor.

Qué esperar

Uno de los puntos fuertes de la compañía es la gastronomía, comida de excelente calidad, siempre acompañada con vinos franceses muy buenos incluidos en el precio, así como el agua, té, cafés…las únicas bebidas con cargo son los cócteles o refrescos del bar y el minibar del camarote. Los desayunos y almuerzos se hacen en cubierta (Restaurante Diamand ) y la cena la mayoría de noches en el Restaurante Karukera de un sólo turno, los pasajeros van cambiando de mesa y comensales cada noche. Durante el crucero hay una o dos noches con cena bajo las estrellas en cubierta (normalmente en algún lugar o puerto con encanto).

Entretenimientos a bordo

# El barco dispone de equipamientos náuticos como los kayac y equipo de esnórquel. Se accede al mar desde una escalera que hay en la marina que  sirve a la vez a las zodiacs para llegar hasta puerto.

# La gastronomía es excelente. La cocina es de escuela francesa donde la presentación y la calidad es exquisita.

# Cada noche se ofrecen distintos "shows" para entretenerse. Además, destacamos el "cocktail del capitán", donde se brinda con champagne francés y variedad de salados.

A quien nos encontraremos

A bordo de los pequeños barcos de Ponant Cruises el pasajero tipo tiene un cierto nivel de poder adquisitivo, que valora el trato familiar, ameno y a la vez informal. La propuesta gastronómica es excelente, muy a la francesa, y el ambiente es relajado. A bordo de los buques de Ponant viajan muchos franceses, pero poco a poco el pasajero europeo en general está descubriendo en Ponant un producto realmente tentador para sus sentidos.